La Cosecha IGLESIA CRISTIANA (Phoenix, Arizona)
IGLESIA CRISTIANA (Phoenix, Arizona)

NUESTRA FE

cropped-lacosecha.jpgLAS ESCRITURAS

La Santa Biblia fue escrita por hombres inspirados por Dios y es revelación de Dios al hombre. Es un tesoro perfecto de instrucción divina. Tiene a Dios como su autor, la salvación para su fin, y la verdad, sin ningún tipo de error, por su materia. Por lo tanto, toda la Escritura es totalmente verdadera y digna de confianza. Revela los principios por los cuales Dios nos juzga, por lo que es, y seguirá siendo hasta el fin del mundo, el centro verdadero de la unión cristiana y la norma suprema por la cual debe ser toda conducta humana, credos y opiniones religiosas. Toda la Escritura es un testimonio de Cristo, que es Él mismo el centro de la revelación divina.

DIOS

Solamente hay un único Dios verdadero. El eterno Dios trino se revela a sí mismo como el Padre, el Hijo Y el Espíritu Santo, con distintos atributos personales, pero sin división de naturaleza, esencia o comienzo.

DIOS EL PADRE

Dios como Padre reina con cuidado providencial sobre todo su universo, sus criaturas, y el flujo de la corriente de la historia humana de acuerdo a los propósitos de su gracia. … Dios es Padre en verdad de todos aquellos que llegan a ser hijos de Dios por la fe en Jesucristo.

DIOS EL HIJO

Cristo es el Hijo eterno de Dios. En su encarnación como Jesucristo fue concebido del Espíritu Santo y nacido de la virgen María. Él honró la ley divina por su obediencia personal. En su muerte vicaria en la cruz por nuestros pecados y su resurrección al tercer día, Él hizo provisión para la redención de los hombres del pecado.

DIOS EL ESPÍRITU SANTO

El Espíritu Santo es el Espíritu de Dios, completamente divino. Él exalta a Cristo. Él convence al hombre de pecado, de justicia y de juicio. Él ilumina y da poder al creyente y a la iglesia en adoración, evangelismo, y servicio.

HOMBRE

El hombre es la creación especial de Dios, en Su propia imagen. Él los creó hombre y mujer como la corona de su creación. Por su libre albedrío, el hombre pecó contra Dios y trajo el pecado a la raza humana. El carácter sagrado de la personalidad humana es evidente en que Dios creó al hombre a su imagen y semejanza, y en que Cristo murió por el hombre, por lo que cada persona de cada raza posee absoluta dignidad y es digna del respeto y del amor Cristiano.

SALVACIÓN

La salvación implica la redención total del hombre, y se ofrece gratuitamente a todos los que aceptan a Jesucristo como Señor y Salvador, que por su propia sangre obtuvo redención eterna para el creyente. En su sentido más amplio la salvación incluye la regeneración, la justificación, la santificación, y la glorificación.

LA IGLESIA

Una iglesia del Nuevo Testamento del Señor Jesucristo es una congregación local y autónoma de creyentes bautizados, asociados por la fe y el compañerismo del evangelio, observando las dos ordenanzas de Cristo, gobernados por sus leyes, ejercitando los dones, derechos y privilegios que les confiere por medio de Su Palabra, y busca extender el evangelio hasta los confines de la tierra. Sus oficiales bíblicos dentro de la congregacion son pastores y diáconos. Mientras tanto los hombres como las mujeres son dotados para servir en la iglesia

BAUTISMO Y SANTA CENA

El bautismo cristiano es la inmersión de un creyente en agua. Es un acto de obediencia que simboliza la fe del creyente en un Salvador crucificado, sepultado y resucitado, la muerte del creyente al pecado, la sepultura de la vieja vida, y la resurrección para andar en novedad de vida en Cristo Jesús.

La Santa Cena es un acto simbólico de obediencia por el cual los miembros conmemoran la muerte del Redentor y anuncian su segunda venida.

EVANGELISMO Y MISIONES

Es deber y privilegio de cada seguidor de Cristo y de cada iglesia del Señor Jesucristo esforzarse por hacer discípulos de todas las naciones, para procurar constantemente ganar a los perdidos para Cristo mediante el testimonio personal, además de una vida vivida en la obediencia a los mandamientos de Dios, y a traves de otros métodos en armonía con el evangelio de Cristo.

EL REGRESO DE JESÚS

Jesucristo regresará personalmente y visiblemente, los muertos serán resucitados, y Cristo juzgará a todos los hombres en justicia. Los injustos serán condenados al infierno. Los justos recibirán su recompensa y morarán para siempre en el Cielo con el Señor.

MAYORDOMIA

Dios es la fuente de todas las bendiciones temporales y espirituales. Todo lo que tenemos y somos se lo debemos a él. El Señor nos ha confiado el evangelio y el cargo de dar a  conocer el Evangelio a todo el mundo. Así que, somos responsables para servirle con nuestro tiempo talentos, dones espirituales y bienes materiales.

EL CRISTIANO Y EL ORDEN SOCIAL

Todos los cristianos están bajo la obligación de procurar hacer que la voluntad de Cristo sea soberana en nuestras propias vidas y en la sociedad humana. En el espíritu de Cristo, los cristianos deben oponerse al racismo, a toda forma de codicia, al egoísmo, a la maldad y a todas las formas de inmoralidad sexual, incluyendo el adulterio, la homosexualidad y la pornografía. Debemos trabajar para proveer para los huérfanos, los necesitados, los abusados, los ancianos, los desamparados y los enfermos. Debemos hablar en nombre de los no nacidos y luchar por la santidad de toda vida humana desde la concepción hasta la muerte natural.

LIBERTAD RELIGIOSA

Iglesia y el Estado deben estar separados. El estado le debe a cada iglesia protección y plena libertad en el ejercicio de sus fines espirituales.

FAMILIA

Dios ha ordenado la familia como la institución fundamental de la sociedad humana. Está compuesto por personas relacionadas entre sí por matrimonio, sangre o adopción.
El matrimonio es la unión de un hombre y una mujer en un pacto de compromiso para toda la vida. El esposo y la esposa tienen el mismo valor delante de Dios, ya que ambos fueron creados a imagen de Dios. El marido debe amar a su esposa como Cristo amó a la iglesia. Él tiene la responsabilidad dada por Dios de proveer, proteger, y liderar a su familia. Una esposa debe someterse con gracia al liderazgo de servicio de su esposo, así como la iglesia se somete voluntariamente a la autoridad de Cristo. Ella, al ser a imagen de Dios como su marido y por lo tanto igual a él, tiene la responsabilidad dada por Dios de respetar a su marido y servir como su ayudante en la gestión del hogar y la educación de la próxima generación. Los niños, desde el momento de la concepción, son una bendición y herencia del Señor. Los padres deben demostrar a sus hijos el modelo de Dios para el matrimonio

MATRIMONIO


Dios ha ordenado y establecido el matrimonio y lo ha definido como la relación y el pacto entre un hombre, una mujer y Dios mismo, por lo tanto, la Iglesia sólo reconoce los matrimonios entre un hombre biológico y una mujer biológica. Además, los pastores, ministros, clérigos y el personal de la Iglesia tan sólo podrán participar en las bodas, y tan solo podrán solemnizar matrimonios entre un hombre y una mujer. Las bodas son un acto religioso de adoración y alabanza a Dios.  Por último, la instalaciones y bienes de la Iglesia sólo podrán celebrar bodas entre un hombre biológico y una mujer biológica.

NUESTRA FORMA DE ADORACIÓN 

Dios ama a los que lo adoran en espíritu y en verdad. Dios no busca una adoración basada en la música o las palabras, sino una adoración que surge de un corazón rendido a Dios. La música con sus letras se utiliza como una herramienta que nos ayuda a entregar nuestro corazón al Señor. Adoramos a Dios por medio de la música, a través de la oración y por medio de nuestro servicio, pero siempre entendiendo que hay que hacer estas cosas con un corazón rendido al Señor.