IGLESIA CRISTIANA (Phoenix, Arizona)
La manifestación del Rey y Mesías a través de sus milagros en Mateo (Mt 8:1–9:38)
La manifestación del Rey y Mesías a través de sus milagros en Mateo (Mt 8:1–9:38)

La manifestación del Rey y Mesías a través de sus milagros en Mateo (Mt 8:1–9:38)

El Evangelio de Mateo está enfocado en presentarnos a Jesús como el Rey y Mesías. Por supuesto, en este evangelio sinóptico también se nos da luz de otros aspectos del carácter y de la deidad de Jesús. Mateo empieza señalando que Jesús es el Rey y Mesías al introducir a Jesús a través de Su genealogía. Genealogía que nos muestra que el Cristo es descendiente de Abraham y de David, y por lo tanto, es el heredero legal de la tierra prometida y del trono que reina sobre aquellos que habitan en ella. Enfoque que nos revela a Jesús como el Rey y Mesías salvador de Israel y de la humanidad en cada una de las secciones de este evangelio.

Del capítulo 8 al 9 Mateo hace énfasis en los milagros realizados por Jesús. Pero su énfasis no está en los milagros en sí mismos o en las circunstancias en que se dieron. Sino que, una vez más su enfoque es mostrarnos a Jesús como el Rey y Mesías en cada uno de estos milagros ejecutados por Él. A continuación está la lista de los milagros presentados en estos dos capítulos y como ellos nos revelan al Señor Jesús como el Rey y Mesías.

  • La autoridad del Rey y Mesías sobre las enfermedades, 8:1–17
  • La autoridad del Rey y Mesías sobre sus discípulos, 8:18–22
  • La autoridad del Rey y Mesías sobre la naturaleza, 8:23–27
  • La autoridad del Rey y Mesías sobre los demonios, 8:28–34
  • La autoridad del Rey y Mesías sobre el pecado, 9:1–8
  • La autoridad del Rey y Mesías sobre los hombres, 9:9–17
  • La autoridad del Rey y Mesías sobre la muerte, 9:18–19, 23–26,
  • La autoridad del Rey y Mesías sobre las situaciones físicas, 9:20–381

Al analizar estos milagros podemos observar que todos ellos fueron realizados a favor de los hombres y que el Señor Jesús no usaba su poder a favor de sí mismo. El anhelos del Señor siempre ha sido bendecir y ser de bendición para la humanidad. Los milagros de Jesús presentados en Mateo y cada uno de los Evangelios muestran algo del carácter de Jesús y del amor que Dios tiene hacía nosotros. Al final, el enfoque real no es el milagro y su técnica, sino enseñarnos y revelarnos acerca de quien es Jesús y cual es su corazón hacía nosotros.

_____________________________ 

1 Johnny Sangoquiza, Panorama del Nuevo Testamento (Johnny Sangoquiza, 2012), 52-53.